¿Quiénes cuidan de los animales silvestres?

agosto 5, 2020

La crisis por la pandemia aqueja también a quienes trabajan para rescatar y proteger a los animales silvestres de la caza indiscriminada y de la tenencia ilegal. Durante la crisis sanitaria en Ecuador, varios centros de rescate animal unen sus fuerzas ante la precariedad.

Por Gabriela Arévalo y Andrés Reinoso / @Gabiare y @andresreinoso

Mientras Ecuador y el mundo se mantienen en vilo por la pandemia, durante casi todo el primer semestre del 2020, en los centros de manejo de fauna y refugios de animales silvestres ecuatorianos no se ha detenido el trabajo de rescate, atención veterinaria, cuidado animal y liberación -cuando es posible- de individuos que han llegado a estos lugares.

En Quito, Cuenca y Guayaquil, donde funcionan el Zoológico de Guayllabamba, el Bioparque Amaru y el Proyecto Sacha, respectivamente, los casos de recepción de animales rescatados se acercan a los 200, solo entre enero y julio de este año.

Pese a la pandemia, los ataques a la vida silvestre continúan

Aunque los vínculos entre el tráfico de vida silvestre y la crisis sanitaria actual son evidentes, el ataque a la fauna silvestre no ha parado. Para el Zoológico de Quito ha sido muy doloroso seguir recibiendo en medio de la pandemia animales víctimas de caza o mascotización, y ser testigos de un ataque directo a la biodiversidad a través de la compra y venta de individuos.

El primer caso atendido a inicios de la pandemia en el centro de rescate de Guayllabamba fue el de una tortuga motelo (Chelonoidis Denticulata). La persona que entregó a la tortuga la había encontrado “en la carretera desde el Oriente porque le iban a atropellar”. Luego de hallarla, intentaron mantenerla como mascota, “pero como no comía, se decidió dejarla en el Zoológico”.

A simple vista, este caso parece no mostrar una gravedad considerable, pero explica un contexto verdaderamente preocupante: las tortugas forman parte de las especies silvestres que más llegan a la clínica y son las especies más mascotizadas, junto con loros y monos.

El caso de la tortuga fue el primero de 26 más que se recibieron hasta el 23 de julio. También llegaron algunas variedades de tortugas como motelo, pintadilla, mordedora, taparrabo, y los diagnósticos más recurrentes al ser recibidas son recurrentes: deshidratación, decoloración de caparazón, laceraciones en diferentes partes de su cuerpo y, en ciertos casos, fracturas en placas marginales, diarrea, ausencia de miembros pélvicos, entre otras consecuencias del mal manejo y la tenencia ilegal.

Este artículo es parte de la alianza entre La Barra Espaciadora y el Zoológico de Quito

Leer más

Noticias relacionadas

Tu casa no es mi hábitat

Tu casa no es mi hábitat

Una iniciativa fundamental para despertar una relación más responsable del ser humano con la fauna silvestre, evitando que este alimente la nociva cadena del tráfico ilegal.