La conservación del cóndor se sustenta en un plan integral

julio 7, 2022

En el censo más reciente de cóndores en Ecuador, que se efectuó en 2018, realizado en 138 dormideros, se contabilizaron 150 cóndores y se estimó una población entre 140 y 270 individuos. Estas cifras ratifican la situación crítica que enfrenta el cóndor andino en nuestro país, ya que existe el peligro de que esa población siga disminuyendo durante los próximos años, sin que se implementen soluciones que cambien esa realidad.

En ese contexto el Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino (GNTCA), enfocado en el objetivo de mantener la población del cóndor andino en crecimiento positivo mediante acciones que permitan reducir amenazas y restaurar su hábitat, ha implementado diversas estrategias basada en el Plan de Acción para la Conservación del Cóndor Andino en Ecuador, documento elaborado por expertos y expertas de diferentes organizaciones integrantes del GNTCA y otras instituciones que trabajan por la conservación de la fauna, con el aval del Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica.

Las estrategias principales que establece el plan son las siguientes:

    1. Investigación y monitoreo. Este aspecto ha implicado una serie de acciones clave, como la implementación del Programa de marcación de cóndores, liderado por Fundación Cóndor Andino con el apoyo de otras instituciones miembro del GNTCA, que ya suma 19 individuos marcados que son monitoreados constantemente. Además, paralelamente se han desarrollado estudios demográficos y geográficos a la población silvestre, con el fin de contar con datos actualizados permanentes que permitan dar un seguimiento real a la situación de la especie en el país.
    2. Manejo in situ y restauración del hábitat. Esta estrategia se orienta a mejorar las condiciones del hábitat del cóndor, con acciones como esterilizaciones a perros y gatos abandonados en zonas donde habita el cóndor, incremento de fuentes de alimento para el cóndor (especialmente ganado vacuno, camélidos y otros herbívoros) en zonas áreas protegidas, limitar actividades humanas en zonas donde anidan cóndores, atención veterinaria y rehabilitación a cóndores rescatados para promover su reintroducción, entre otras.
    3. Manejo ex situ y refuerzo de población silvestre. En este punto, las prioridades son mantener una reserva genética de la población en cautiverio, fortalecer la población silvestre mediante reintroducción de cóndores criados en cautiverio y desarrollar constantemente proyectos o actividades de educación ambiental en torno al cóndor andino, para despertar mayores sensibilidades en la ciudadanía respecto a esta especie.
    4. Sensibilización, comunicación, divulgación, capacitación y participación de la población local en procesos de educación ambiental. Las organizaciones miembro del grupo, con el apoyo de otras instituciones que trabajan en este mismo contexto, desarrollan constantemente investigaciones basadas en sondeos a comunidades en territorio, planes de comunicación y educación, diagnósticos de percepción, entre otras acciones que se enfocan en sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de la conservación del cóndor andino y de los servicios ecosistémicos derivados de la conservación de su hábitat. 
    5. Gestión y fortalecimiento institucional. Como lo indica su nombre, las organizaciones del Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino buscan fortalecer permanentemente sus capacidades para poner en práctica el Plan de Acción en sus diferentes ámbitos, y se promueve la gestión con la autoridad ambiental para coordinar acciones y estrategias que sustenten el trabajo por  la conservación del cóndor en nuestro país.

En el video a continuación puedes conocer la manera en la que se desarrolla el programa de conservación e investigación del cóndor andino en Fundación Galo Plaza Lasso, institución que es parte del Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino:

Una amenaza latente que se puede evitar

La tenencia responsable de mascotas es el principal compromiso que la ciudadanía puede asumir para la conservación del cóndor andino. La presencia de perros asilvestrados en el páramo es un peligro para la fauna silvestre porque, como explica Fabricio Narváez, de Fundación Cóndor Andino Ecuador, se convierten en los principales competidores de alimento para toda la cadena de carroñeros como cóndores, lobos de páramos, curiquingues, entre otros. Además, desplazan y matan a especies nativas, transmiten enfermedades zoonóticas como moquillo y disminuyen la calidad de vida de los animales silvestres.

Este problema tiene dos causas principales: la tenencia irresponsable de animales de compañía en las zonas aledañas a los ecosistemas naturales, así como el abandono de perros y gatos en zonas de la periferia de las ciudades. Esto establece como urgente la necesidad de  fomentar mayor conocimiento ciudadano sobre la tenencia responsable de mascotas y de procesos de esterilización o cuidado de estas especies.

Un estudio de la Fundación Cóndor Andino Ecuador demostró que el 40% del tiempo que una carroña está disponible es utilizada por perros, y durante ese tiempo pueden llegar a consumir hasta el 80% de la misma. Además, Fabricio Narváez señala que en el 2015, un estudio de la WWF estimó que en los Andes ecuatorianos deambulaban cerca de cincuenta mil perros ferales. En el mundo cerca de 200 especies de vertebrados, están amenazadas de extinción a causa de la introducción de perros en los ecosistemas naturales. 

Instituciones como Fundación Cóndor Andino Ecuador han desarrollado, desde hace dos años, programas de esterilización de animales de compañía en las poblaciones cercanas al hábitat de animales silvestres. En el 2020 año esterilizaron a cerca de 4.000 perros. Además, a eso se han complementado talleres de sensibilización sobre la tenencia responsable de mascotas, a las comunidades donde se efectuaron las esterilizaciones, y también en instituciones privadas y de la sociedad civil.

Fotos de Fundación Cóndor Andino.

El Zoológico de Quito, a través del proyecto Quito Biodiverso en 2021, también priorizó la educación ambiental a la comunidad, respecto a la importancia de valorar, conocer y proteger al cóndor andino, mediante diversas actividades realizadas principalmente en la comuna de Iguiñaro, cercana al cerro El Tablón, una zona de páramo en la parroquia de El Quinche donde se avistan cóndores. Fue una oportunidad para crear materiales edu-comunicacionales en conjunto con los habitantes de Iguiñaro, como una canción y un audiocuento que sensibilizan sobre la causa de conservación del cóndor, además de una campaña de comunicación enfocada en el mismo contexto.

Mira el videoclip de la canción de cóndor andino que grabamos con la comunidad Iguiñaro:

Noticias relacionadas

Hasta siempre, Suro

Hasta siempre, Suro

Desde el 2002, el Zoológico de Quito se hizo cargo del cuidado de un osezno de anteojos que llegó...